Si quieres tener un rostro cuidado y radiante, no basta solo con lavarte la cara con un jabón específico según tu tipo de piel, sino que es necesario incorporar a tu rutina productos específicos para ese cuidado.

El gel de limpieza facial es un elemento ideal para el beneficio de tu cutis, ya que regula la producción de sebo gracias a sus activos limpiadores y elimina todo tipo de imperfecciones cutáneas. Para pieles grasas y mixtas, los geles de limpieza facial son altamente recomendados por su efecto reductor de sebo y, en ciertos casos, astringente.

¿Cómo emplear el gel de limpieza facial?

Para un correcto uso de este producto, el gel de limpieza facial debe aplicarse dos veces al día, mañana y noche, sobre el rostro ligeramente humedecido. Sobre todo, de noche es muy importante utilizarlo, puesto que la piel regenera nuevas células y debe estar completamente limpia.

Para empezar, masajea profundamente tu tez con movimientos circulares para que el gel emulsione a mousse y penetre en profundidad, acabando con todo tipo de suciedad e impurezas. Insiste en las zonas más propensas a tener puntos negros como la Zona T (nariz, frente y mentón), evitando el contorno de ojos. Después, únicamente tienes que aclarar el rostro lavándotelo con agua templada.

A continuación, seca tu tez utilizando una toalla. Se recomienda dar pequeños toquecitos con ella para no irritar la piel arrastrándola sobre el cutis. No tengas prisa, siempre es mejor hacerlo de manera lenta, tomándote unos segundos, para así lograr un mejor resultado.

Beneficios del gel de limpieza facial

Un limpiador facial ayuda a reducir visiblemente las imperfecciones y tonifica tu piel de manera destacada. Si quieres probar uno muy adecuado para tu tipo de piel, te recomendamos nuestro Gel Energizante Pure Active Fruit Energy, ya que gracias a sus  extractos de pomelo, granada y a sus grandes niveles de vitamina C, estimula y revitaliza la piel.

Además, este producto cuenta con ácido salicílico, uno de los activos antibacterianos más efectivos que evita el bloqueo de los poros y elimina impurezas, suciedad, previniendo de esta manera los brotes de granitos.

Es muy aconsejable que lo emplees en tu ritual de belleza, puesto que además de eliminar sebo, bacterias y reducir visiblemente todas las imperfecciones que puede tener tu rostro, también lo hidrata dejándolo mucho más suave y sedoso.

Regala a tu piel unas excelentes propiedades purificantes. ¡Despierta la belleza de tu cutis!

También te interesará